Crece Sin Limites
  Matrimonios
 

LO QUE LA BIBLIA DICE ACERCA DEL MATRIMONIO

Génesis 2.21-23 Dios diseñó y equipó al hombre y a la mujer para realizar diferentes tareas, pero todas estas tareas apuntan a la misma meta: honrar a Dios. El hombre da vida a la mujer; la mujer da vida al mundo. A cada rol le corresponden privilegios exclusivos; no se admite el pensamiento de que un sexo sea superior al otro.

2.24 Dios dio el matrimonio como un regalo para Adán y Eva. Fueron creados perfectamente para complementarse entre sí. El matrimonio no fue sólo por conveniencia, tampoco lo originó ninguna cultura. Fue instituido por Dios y cuenta con tres aspectos básicos: (1) El hombre «deja» a su padre y a su madre y, en un acto público, se promete a su esposa. (2) El hombre y la mujer se unen al tomar la responsabilidad del bienestar de cada uno y al amar a su pareja sobre todos los demás; (3) ambos llegan a ser «una carne» en la intimidad y en el compromiso de la unión sexual que está reservada sólo para el matrimonio. Los matrimonios sólidos de hoy incluyen estos tres aspectos por completo.

2.25 ¿Ha notado usted cómo un niño pequeño puede correr desnudo en un cuarto lleno de extraños sin avergonzarse? No está consciente de su desnudez, así como Adán y Eva no se avergonzaban en su inocencia. Pero después de que Adán y Eva pecaron, le siguieron la vergüenza, la pena y la incomodidad; creando barreras entre ellos mismos y Dios. A menudo experimentamos estas mismas barreras en el matrimonio. Sería ideal que los esposos no tuvieran barreras, y no sintieran vergüenza de exponerse el uno al otro o a Dios. Como Adán y Eva (3.7), nos ponemos hojas de higuera (barreras) debido a que hay aspectos nuestros que no queremos que nuestra esposa, o Dios, conozca. Luego nos escondemos, de la misma manera que Adán y Eva se escondieron de Dios. En el matrimonio la falta de intimidad espiritual, emocional e intelectual por lo general precede a una desintegración de la intimidad física. Del mismo modo, cuando no podemos exponer nuestros pecados y pensamientos secretos a Dios, cerramos las líneas de comunicación que tenemos con Él.

 

Génesis 2.18–24

El matrimonio fue idea de Dios

 

Génesis 24.58–60

La entrega total es esencial para un buen matrimonio

 

 Cantar de los cantares 4.9, 10

El romance es importante

 

 Jeremías 33.10, 11

El matrimonio ofrece momentos de gran gozo

 

Malaquías 2.14, 15

El matrimonio proporciona el mejor ambiente para criar hijos

 

Mateo 5.32

La infidelidad rompe el lazo de la confianza. La confianza es básica en todas las relaciones

 

 Mateo 19.6

El matrimonio es permanente

 Romanos 7.2, 3

Lo ideal es que sólo la muerte disuelva el matrimonio

 

Efesios 5.21–33

El matrimonio está basado en la práctica de los principios del amor, no en los sentimientos

 

Efesios 5.23, 32

El matrimonio es un símbolo vivo de Cristo y la Iglesia

 

Hebreos 13.4

El matrimonio es bueno y honroso[1]

 

 

7.28 Mucha gente piensa, equivocadamente, que el matrimonio arreglará todos sus problemas. Mencionamos algunos asuntos que el matrimonio no resolverá. (1) Soledad, (2) tentación sexual, (3) satisfacción de las necesidades más íntimas, (4) eliminación de las dificultades de la vida. El matrimonio solo no mantiene unida a la pareja, pero sí el pacto: el pacto con Cristo y el pacto del uno hacia el otro, a pesar de los conflictos y los problemas. Aun siendo maravilloso, el matrimonio no resuelve los conflictos y problemas. Casados o solteros, debemos estar contentos con nuestra situación y poner nuestra mira en Cristo, no en el amor de otro, a fin de resolver nuestros problemas.[2]



[1]Barton, Dr. Bruce B., Editore, Biblia del Diario Vivir, (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, c1996.

[2]Barton, Dr. Bruce B., Editore, Biblia del Diario Vivir, (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, c1996.

 
  Hoy habia 1 visitantes (11 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=